ActualidadSalta

La Virgen del Cerro: ¿Divide las aguas en la Curia y fortalece un negocio particular?

EL DIARIO DE SALTA.– La reciente publicación de un comunicado del Arzobispado de Salta firmado por 24 sacerdotes encabezados por el Vicario de la Diócesis, Monseñor Dante Bernacky, estableciendo una postura contraria a la entronización de la imagen de la llamada “Virgen del Cerro” en la Catedral de la Plata dado de que no se trata de “una advocación aprobada por la Iglesia” y siendo un “fenómeno sobre el que manifestamos nuestras serias dudas”, ha contribuido a enrarecer aún más el tenso clima interno que reina en el palacio arzobispal producto de las denuncias contra conductas “non santas” de algunos sacerdotes y otros temas no menos candentes que se cuelan en esas salas.

La decisión del Arzobispo de la Plata,  Víctor Manuel Fernández, alias “Tucho” no cayó para nada bien dentro del clero salteño que viene remando con el tema de la Virgen del Cerro desde que su supuesta aparición tomó estado público y sobre la cual hasta la fecha no existe pronunciamiento favorable explícito por parte de la Iglesia.

Por el contrario y pesar de varios documentos emitidos por el Arzobispo de Salta, Monseñor, Mario Antonio Cargnello amonestando la conducta de la vidente, María Livia de Obeid, instándola a practicarse estudios psicológicos que forman parte del procedimiento canónico que la dicha mujer dice haberse realizado pero que parecería que nunca le fueron consumados, todo siguió adelante en un “in crescendo” incontenible.

Hoy la “advocación” de la Virgen del Cerro (cuya imagen tendría el rostro de la propia María Livia, lo cual alertaría sobre un grado de egocentrismo peligroso que mueve a pensar en un intento de identificarse con la propia deidad, algo que sólo delirantes como el emperador Nerón o el Papa Alejandro VI –el Borgia- entre tantos otros megalómanos de la historia hicieron) ya genera una fístula de duda sobre la veracidad del tema.

Otra cuestión ha sido la reticencia de la “vidente” a poner en manos de la Iglesia la cuestión por lo cual no puede hablarse de una autenticidad clara y manifiesta, que más que echar luz divina sobre los actos de los hombres ha venido a generar serios distanciamientos internos en la Curia y de ésta con las monjas del Carmelo de San Bernardo que adoptaron esta “devoción” desde un principio convirtiéndose sobre todo en recaudadoras de dineros y donaciones de los cientos de miles de fieles que peregrinan a Salta detrás de esta ilusión.

Por si fuera poco, el tema no sólo sería de orden religioso sino que tendría ribetes políticos donde se mencionan nombres importantes comprometidos con esta “causa” que de alguna manera estarían relacionados al movimiento económico de un negocio que sería administrado por el cónyuge de la “vidente” quien tendría intereses en hoteles, comidas, transporte y un armado turístico que ha llevado a que la Virgen del Cerro sea una de las primeras fuentes de ingreso en este rubro de la provincia.

Por último, el documento firmado por un grupo de sacerdotes no estuvo tampoco exento de diatribas internas hasta que salió a la luz,  previas filtraciones hacia los medios lo que agrava la situación de sospecha sobre algunos cortesanos del Palacio Episcopal que estarían conspirando contra el “sigilo pontificio” vendiendo información y nombres de sacerdotes con causas canónicas iniciadas y de otros que son nombrados en listas de pecadores sin que hayan cometido falta moral ni penal alguna.

La situación menoscaba cada vez más la autoridad del Arzobispo Cargnello que parece impotente para controlar una situación que se le desborda cada vez más sobre todo por la falta de lealtad de sus íntimos a la hora de guardar confidencias. Tal vez, será cuestión de que el Arzobispo y el clero salteño terminen rezando a esta supuesta Virgen del Cerro pidiéndole que eche un manto de piedad. Por ahí se hace el milagro.-

Por: Fray Junipero de las Vallas

www.eldiariodesalta.com

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar