Uncategorized

Cuando las ganas de ayudar se unen para mejorar la situación de una comunidad

El barrio Ampliación 20 de Junio recibió ayer a más de 100 voluntarios que se desplegaron para hacer tareas de voluntariado. El merendero Manitos a la Obra los agasajó con un almuerzo sustancioso.

Ayer por la mañana, el barrio Ampliación 20 de Junio recibió con alegría a alrededor de 100 personas, que se convocaron para ayudar al merendero Manitos a la Obra y a la comunidad de este vecindario de la zona sudeste de Salta capital.
Desde las 10 y hasta las 18, decenas de jóvenes descacharraron, limpiaron, pintaron y decoraron el espacio en el que dos veces por semana toman la merienda 60 niños y niñas. Durante la jornada, aprovecharon para brindar asesoramiento jurídico y psicológico, hacer apoyo escolar y actividades recreativas para los más pequeños y vacunar a las mascotas.
Ayer fue el Día de las Buenas Acciones, que se realizó por cuarto año consecutivo en la ciudad de Salta y por primera vez en otras localidades de la provincia: Embarcación, La Merced, Pichanal, Colonia Santa Rosa, Orán, Urundel, Hipólito Yrigoyen y Las Lajitas. Esta iniciativa empezó en Israel en 2007 con la empresaria y filántropa Shari Arison y el año pasado logró que 3.500.000 personas de 100 países participaran en proyectos solidarios.
Los voluntarios eran de distintas organizaciones de la sociedad civil que trabajan en salud, educación, bienestar animal y medio ambiente, entre otros temas, y que una vez al año se unen por un mismo objetivo.
Mientras ellos trabajaban para acondicionar el ingreso al merendero, adentro, unas 10 mujeres preparaban el almuerzo para agasajarlos: sopa y estofado de pollo con arroz.

Comida y algo más
Manitos a la Obra surgió hace tres años en la casa de Cintia Saguaya, cuando muchos niños del barrio empezaron a sumarse a la merienda que ella preparaba para sus seis hijos y los amigos de ellos. Al principio, cocinaba para 30 y hoy el público se duplicó.
“Si bien la situación está cada vez más complicada económicamente, hoy son más los niños, los adultos mayores y las personas en situación de calle que se acercan. Vienen las mamás porque es difícil hacer alcanzar el dinero y salir a fin de mes”, contó Cintia a El Tribuno.
Los miércoles y los jueves, a las 14, Cintia, su hermana, su esposo, sus hijas y otras mujeres se reúnen para preparar la merienda. A las 16.30 empiezan a servirles a los más tempraneros y a las 18.30 llegan los últimos, cuando salen de la escuela. “Lindo sería poder darles todos los días, pero no alcanza”, lamentó.
El menú es arroz con leche, anchi o mate cocido con pan. “Años anteriores les brindaba mazamorra. Hoy me piden y les digo que eso es un lujo porque el maíz está muy caro”.

Un día para disfrutar
A través de una amiga, Cintia se enteró del Día de las Buenas Acciones y postuló al merendero y al barrio para “disfrutar y gozar de esta hermosa actividad”. Contó que hay muchas necesidades en la comunidad: “Si tuviera que enumerarlas, sería una lista infinita pero, por lo pronto, mercadería para ayudar a las familias, ropa, zapatillas y pañales”.
En Ampliación 20 de Junio, que está cerca del canal Yrigoyen y del río Arenales, viven unas 200 familias, con muchos niños y madres embarazadas.
Cintia explicó que la escuela queda a unas 10 cuadras y que, “cuando llueve, los chicos van con un kilo de barro y vuelven con medio porque el barrio se va secando o quizás vuelven con dos, si sigue lloviendo”. La ropa tarda en secarse cuando los días son nublados: “No tenemos secarropas ni lavarropas automático. Acá se lava a mano y se espera a que salga el sol para que se seque la ropa”.
Manitos a la Obra solo recibe ayuda de Barrios de Pie, ya que no cumple con las condiciones que exige la Cooperadora Asistencial de la Municipalidad. Quienes quieran colaborar con el merendero, pueden comunicarse con Cintia por teléfono: 3875772746.

Manos solidarias
Cintia estaba emocionada mientras se trabajaba para remozar el merendero: “Hoy se ve poco que gente con un corazón inmenso esté dispuesta a estar físicamente ayudando al prójimo sin recibir nada a cambio. Eso es algo para valorar y, si se puede, homenajear”.
Raquel Guzmán, coordinadora de esta iniciativa en Salta, contó a El Tribuno que, si bien dedican un día a trabajar intensamente en el barrio, la idea es volver a la comunidad, como hicieron años anteriores en La Paz, Norte Grande y Cerámica: “Nuestra idea es potenciar el Día de las Buenas Acciones, que se pueden hacer cosas buenas todos los días”.

 

fuente el tribuno

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: