ActualidadPolíticaSalta

La Iglesia pide a los trabajadores unirse para superar la crisis

En villa San José hubo en simultáneo una procesión católica y un acto sindical.

Fue muy claro el padre Carlos López en hablarles a «todos los trabajadores y las trabajadoras» en su día y exhortarles a la «unión en estos tiempos donde está la tentación de dividirse».

El titular de la parroquia San José Obrero encabezó ayer la serie de actos religiosos en honor al santo carpintero y habló luego de la procesión que se realizó por las calles de la villa homónima.

Mientras definía el mensaje de la Iglesia, se escuchaba de fondo la «Marcha peronista» en otra actividad que se desarrollaba en la plaza del barrio.

Ni el locro popular gratuito pudo competir con la convocatoria de la parroquia. Una multitud de fieles acompañó a San José Obrero.

«Acá tenemos a San José, el Niño Jesús y a la Virgen María juntos», dijo el párroco en medio de las imágenes que estaban ubicadas en las escaleras de ingreso al templo.

El 1 de mayo, la Iglesia Católica celebra la fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial del Trabajo. Esta celebración fue instituida en 1955 por Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.

«Estos tiempos de crisis nos tienen que encontrar unidos en familia. No debemos permitir que nos separen. Los trabajadores y las trabajadoras debemos reagruparnos como una comunidad, como Patria», dijo el cura párroco, y acto seguido bendijo las manos de sus fieles, que colmaron las calles, y que tienen fe en ese santo que denominan «modelo de obrero».

El cura luego agradeció a las fuerzas de seguridad, al colegio Sagrada Familia y a los vecinos y fieles que se acercaron desde toda la ciudad. El humo de las leñas que calentaron las ollas de los locros anunció el fin de la actividad religiosa.

«No hay otra defensa. Necesitamos un modelo cultural de fe en donde la unión sea un compromiso ante la crisis actual. Los padres y los hijos constituyen un núcleo teórico y orgánico en donde el trabajo es central para compartir y participar en una sociedad más integrada», dijo López a El Tribuno.

El religioso dijo que los cambios son lentos y que la ideología es instrumental, por lo que se hacen necesario los valores de la familia. Entiende que hoy las familias tienen una dinámica diferente, pero lo que importa es el modelo a seguir, que los hijos deben ver a sus padres, a sus madres, trabajando.

«Como dice nuestro papa Francisco: estamos ante una sociedad que mata; el desafío es integrar. Debemos buscar puntos en común y la inclusión es uno de ellos. Y se incluye con trabajo», dijo el cura señalando la imagen de San José Obrero con un delantal de cuero y un martillo en la mano.

«El esposo de María le enseña a un Jesús niño a trabajar. Esa es la continuidad que debemos comprometernos. Muchos de los hijos de hoy perdieron esa referencia, esa pauta que deben establecer los padres y madres», concluyó el sacerdote.

 

fuente el tribuno

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar