ActualidadguemesPoliciales

Macabro: rompieron una tumba y se ensañaron con un ataúd

Sacaron la reja del nicho, voltearon la pared y tiraron el cajón al suelo. No se llevaron nada.Solo quedó la chapa interior que protege el cuerpo de la joven fallecida en marzo pasado.

Destruyeron un féretro en el cementerio local y todos se preguntan: ¿Vandalismo, locura o mensaje mafioso?
Antonio Gavilán y su familia, vecinos de la ciudad de General Güemes, están realmente consternados por el feroz ataque que sufrió el féretro donde descansan (si es que se puede usar esa palabra después de lo ocurrido) los restos mortales de su hija de 19 años, quien falleciera el pasado mes de marzo.
De acuerdo al relato del angustiado padre, fue notificado por el encargado del cementerio Cristo Rey de la ciudad de Güemes, Héctor Cejas, que el nicho donde fueron enterrados los restos de su hija había sido profanado, el cajón se encontraba tirado en el suelo totalmente destrozado.
“Fue el pasado 1º de mayo, cuando llegué hasta el cementerio y pude ver lo que había pasado. Me puse muy mal, no sabía qué pensar, muchas cosas pasaron por mi mente, las que aún persisten, sobre los motivos que desencadenaron esta terrible acción en contra de mi hija fallecida. Hice la denuncia correspondiente y fue la Brigada de Investigaciones a buscar alguna pista, lamentablemente aún no hay nada, nadie sabe qué es lo que pasó”, narró Antonio sobre este dantesco hecho.
En su búsqueda de respuestas, fue contactado por un vecino cercano al cementerio, quien le comentó que durante la madrugada del 1º de mayo se escucharon en el cementerio muchos ruidos similares a los que se producen en una obra de construcción.
“Según esta persona, los ruidos que se escuchaban eran similares a los que se producen cuando se tira una pared, como todo estaba en silencio, los sonidos eran muy claros”, contó.
“Era obvio que lo que estaba escuchando eran los golpes sobre la pared que sella el nicho: primero sacaron la reja exterior y luego voltearon esa pequeña pared de ladrillos, después tiraron del cajón hasta hacerlo caer al suelo, no sabemos si la caída fue lo que rompió la madera o la destrozaron después, debido a que solo quedó el recubrimiento de chapa interior protegiendo al cuerpo. Así lo dejaron y no se llevaron nada”.

Misterio y dolor

Según el angustiado padre, toda esta situación lo tiene muy desconcertado: “Sabemos que en el cementerio ocurren robos en forma constante, pero se llevan objetos que pueden vender con facilidad, lo único de valor que había era esa reja de protección que fue arrancada, pero la dejaron tirada a un costado y siguieron destruyendo el nicho. No creo que hayan estado buscando algo de valor dentro del cajón porque ya nadie entierra a sus seres queridos con ese tipo de pertenencias, me queda pensar que buscaban robar el cuerpo de mi hija, lo que me parece realmente escalofriante”, declaró Antonio.
“Necesito saber las razones por las cuales sufrimos este ataque, por eso quiero que la policía trabaje en una investigación seria, muchas cosas pasan por mi cabeza, tal vez alguien quiso vengarse de mí aunque no tengo ese tipo de enemigos, o quizás es alguien que tenía un resentimiento con mi hija”, dijo.
“No saber el motivo, además del dolor que me produce, me mantiene muy intranquilo, por esa razón cuando la Municipalidad nos donó un nuevo cajón para volver a sepultar a mi hija, algo que agradezco infinitamente, decidimos cambiarla de nicho, porque si se trata de algo personal podría repetirse”, declaró.
Otra razón posible es que no se trate de un ataque, sino todo lo contrario. “También pensamos que podría haber alguien que la quería mucho y no pudo superar su muerte, tampoco puede soportar que esté encerrada en un nicho, y en un acto de locura decidió sacarla de ahí. Son hipótesis tal vez extrañas, pero que las generan nuestra necesidad de saber por qué hicieron este acto totalmente irracional”, finalizó Antonio Gavilán. La familia vulnerada pidió la colaboración de las personas que pudieran saber algo, haciéndole llegar esa información para esclarecer el macabro hecho.
Robo de restos humanos

Las historias de robos de esqueletos en los cementerios para su venta surgen en cada pueblo, este mito, o quizás una realidad sobre su comercialización, tiene su fundamento en la necesidad de estudiar el cuerpo humano con fines investigativos.
Pero no podría ser este un caso de esos, debido a que se trata de una persona que falleció recientemente, por lo general buscan cuerpos que ya hayan superado la etapa de descomposición y solo queden sus huesos.
Además, en Salta no existe en las universidades la carrera de Medicina ni de Odontología, y tampoco se han registrado casos de robo de cadáveres en la provincia por alguna de estas causas

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: