ActualidadPolicialesSalta

Bebé abandonado en barrio Palermo: las mentiras arriesgaron la vida de un recién nacido y de su madre

La mujer que dijo haber hallado un bebé mintió. Había nacido en un parto domiciliario. Ella y la madre adolescente habían ocultado la gravidez a la familia.

En barrio Palermo no hubo ni milagro ni joven solidaria, sino una sórdida historia plagada de mentiras.

La trama siniestra de un acuerdo de silencio o de ocultamiento culminó con un bebé internado por hipotermia y supuesto abandono y horas más tarde su madre, con un shock posparto y una hemorragia que podría haberle costado la vida.

La magnitud de la mendacidad tanto de la madre adolescente como la de su cuñada hicieron que el caso tome la relevancia de un grave atentado contra las personas.

Una alta fuente de Seguridad dijo anoche que tampoco se presentó la madre de manera espontánea a ver a su hijo, sino que la jovencita llegó al Nuevo Hospital bajo un shock pos parto no tratado y una hemorragia incontrolable.

Mientras ella era atendida en la guardia del hospital, su hijo, un varoncito, abandonado en una salita de barrio Palermo, se recuperaba de terribles momentos sufridos tras el parto, que se sabe fue domiciliario y asistido por las mismas personas que simularon luego el hallazgo del bebé.

Una nueva oportunidad

El bebé llevado a la salita de barrio Palermo se encontraba evolucionando de manera fantástica cuando su madre llegó cerca de las 19 del martes, apenas 12 horas después del parto.

La joven llegó en compañía de su padre y con una grave hemorragia.

Su progenitor aclaró inmediatamente los tantos, y tras cotejar al bebé con su madre no quedaron dudas ya.

Inmediatamente la fiscalía penal número 3 comenzó investigar la verdad de los hechos hasta determinar qué fue lo sucedido. El hallazgo denunciado por una joven de 26 años fue una mentira que se desmoronó al no hallar en el lugar señalado por la joven vestigios de parto.

Así que, en pocas horas, se develó que la adolescente había ocultado a su familia el embarazo con la ayuda supuesta de su cuñada, quien la asistió durante el parto.

Luego, las dos mujeres se dirigieron con la criatura a la salita de barrio Palermo pero la madre adolescente se quedó en la esquina. Su cuñada urdió una mentira para dejar en manos médicas al niño, a quien llevaron desnudo, tapado solamente con una toalla con restos hemáticos.

Quiso el destino que aquella mentira del amanecer antes que oscurezca fuera sepultada por la verdad necesaria.

De esa manera, madre e hijo se reencontraron en el interior del Hospital Materno Infantil y, según fuentes, ambos estarían en franca recuperación.

En tanto, la fiscalía Penal de Graves Atentados tiene suficiente evidencias como para sancionar a los protagonistas de una historia que podría haber derivado en una verdadera tragedia familiar.

La Policía detrás de una mentira

La cuñada de la madre del bebé aseguró en la salita que ella había hallado al bebé desnudo cuando transitaba por una calle que colinda con las canchas de fútbol de Los Profesionales, a la altura del barrio Palermo III.
Detalló que sintió gemidos que provenían de un costado de la cancha, que está llena de yuyales tapados de tierra y polvo.
En su relato, la mujer afirmó que primeramente pensó que se trataba de cachorros abandonados.
Intentó pasar pero instintivamente se volvió sobre sus pasos para ver qué es lo que se quejaba y allí aseguró que vio que a un bebé completamente desnudo.
La Policía al intentar dar con el lugar exacto descubrió que el sitio señalado no tenía las características que detalló la mujer. A partir de allí, el edificio de mentiras comenzó a resquebrajarse y en pocas horas la madre biológica del bebé tuvo que hacerse atender en el mismo lugar donde se hallaba internado el niño que había abandonado en la mañana.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: