ActualidadPolíticaSalta

El reloj del ajedrez está corriendo: “Oso” Leavy 1 – Gustavo Sáenz 0

Como están las cosas en este momento, la partida la gana el “Oso” Leavy con las blancas que ya hizo su primer movimiento. Ahora tiene que mover Gustavo Sáenz…

EL ILUSIONISTA DE SALTA – (Redacción).- La partida ya ingresó en su fase final y quedan sólo dos jugadores con posibilidades ciertas de llegar al sillón de la gobernación de la provincia de Salta: Gustavo Sáenz y Sergio “Oso” Leavy. Los demás fueron sólo aspiraciones regadas por el camino o armados sólo para posicionarse o colectar votos. Ahora cada uno de estos dos finalistas pulsa el reloj para medir su movimiento.

El último en apretar el botón fue el “Oso” Leavy quien en los últimos quince días sumó cinco puntos más posicionándose dos meses antes de las elecciones en los 33; son buenas.

Y muy buenas porque hasta hace dos semanas Gustavo Sáenz venía superándolo por tres puntos ya que el “Oso” medía unos 28 y el actual intendente de la Capital sumaba 30 puntos.

En un escenario mediocre, donde ninguno de los dos candidatos tiene nada destellante para ofrecer, sin ideas claras ni mucho menos un proyecto político que los respalde, carentes de toda política de estado a corto-mediano plazo, Gustavo Sáenz se soporta electoralmente sólo con el plafond que le otorga ser el administrador del mayor municipio de Salta donde vive el 50% de la población y Sergio Leavy genera impulso y crece por la inercia que le dio un contundente triunfo de la fórmula “Fernández-Fernández” a nivel nacional. De cosecha propia de cada uno, nada.

El momento es si bien crítico también es curioso, porque cómo entender que un candidato como Sergio Leavy que ha sido incapaz de generar ningún hecho político significativo incremente sus números que crecen en la medida que cae la imagen del gobierno nacional, pero nada más.

En frente  un Gustavo Sáenz que dueño de todo el aparato municipal no hilvana todavía ni una propuesta sólida ni menos una campaña política razonable porque carece de una jefatura que ordene su caos interno provocado por la falta de luces de sus cuadros “políticos”. Bastaría un hecho político nacional como podría ser el adelantamiento de las elecciones en el marco de la renuncia del presidente y el aluvión de votos kirchneristas haría trepar al “Oso” Leavy más allá de un 70%. Cualquiera de estos supuestos podría darse en los próximos quince días.

La coyuntura nacional tampoco colabora con Sáenz y Leavy podría crecer todavía más allá de sus actuales 33 puntos en la medida en que la agudización de la situación económica con un dólar sin techo, el cepo a las divisas que afecta a los formadores de precios que podrían responder con un probable desabastecimiento colocando al país en una situación de crisis similar a la de inicios de los ’70 o la del ’89 que le costó el gobierno a Raúl Alfonsín.

¿Por qué Gustavo Sáenz perdería la gobernación si algo así ocurriera? Porque mantiene todavía una identificación muy cercana al PRO, a “Cambiemos” y a “Juntos por el Cambio” ya que los principales referentes de su sector son todavía definidos simpatizantes macristas como es el caso de Martín Grande y Bettina Romero.

El “Oso” Leavy por el contrario, durante los últimos cuatro años mantuvo una firme identificación “K” y eso en el imaginario colectivo pesa demasiado ya que exhibe una imagen de militancia y de representación de la idea “nac&pop” que sedujo a dos generaciones prácticamente, de allí que su doble candidatura y su pasado no resuelto en Tartagal no le pesen tanto como a Miguel Nanni que es un desertor radical. En definitiva, el voto de Leavy resulta siendo un voto más auténtico, con mayor convencimiento que el voto de Sáenz que es un voto que muda de partido y de identificación. No es poca cosa.

 El “Efecto Marocco”

La elección de Oscar Antonio Marocco –el “Gringo- como acompañante en la fórmula si bien ha sido un acierto en términos políticos ya que el periodista es un íntimo amigo de Alberto Fernández, pero sin embargo no le alcanzaría a Sáenz ya que el electorado ve a Marocco como el “Pichetto de Gustavo”, un hábil operador pero que no genera el consenso popular y regional que la fórmula necesita en un tiempo de campaña tan escaso.

Salta Capital ¿“Cuartel General o Waterloo” de Gustavo Sáenz?

Hoy, Salta Capital, es el reducto de mayor importancia para Gustavo Sáenz, es su mayor soporte porque sus mariscales no consiguen trazar una estrategia provincial. Así, la misma Capital que hoy lo soporta a Sáenz puede terminar siendo su Waterloo ya que bastaría que Leavy pudiera “parar” un candidato a intendente potente y las cosas se complicarían mucho en la ciudadela de Sáenz, algo similar a lo que podría ocurrir si la gente de éste último lograra instalar un buen candidato en Tartagal y Orán.

Ante la premura de los tiempos y la pasividad de su entorno, Sáenz enfrenta ahora el desafío de encontrar en las próximas horas un hombre que le permita desarrollar una campaña que venza todos estos obstáculos y lo instale definitivamente a la cabeza de este enmarañado proceso electoral y lo deposite finalmente en el anhelado despacho del Centro Cívico Grand Bourg.

Como están las cosas en este momento, la partida la gana el “Oso” Leavy con las blancas que ya hizo su primer movimiento. Ahora tiene que mover Gustavo Sáenz…

Mientras tanto, el reloj sigue su curso.

www.elilusionistadesalta.com

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: