SaltaVaqueros

Claudia «Chochi» Ibáñez: Gana adhesiones la candidatura para concejal de la bollera de Vaqueros

Conocé a la mujer de manos blancas

 

EL DIARIO DE SALTA.- El pueblo de Vaqueros transcurre sus días en la apacible cotidianeidad de sus costumbres y personajes; casi, antes que un pueblo podría hablarse de una extendida vecindad donde en los corrillos habituales se intercalan ahora opiniones sobre la política del lugar.

Si García Márquez no hubiera imaginado Macondo en las tierras de Aracataca en Colombia, podría haberse dicho que conoció Vaqueros, el lugar de lo posible, de todas las cosas, de patronos y demonios, donde el verbo condena en vida y la resurrección otorga la eternidad. Así son las jornadas allí, donde se ventilan amores y se juzgan desamores; donde se espera y acontece, en ocasiones, lo inesperado.

Lo mismo que en los argumentos polvorientos de libros cinematográficos antiguos, cuando el tiempo de las elecciones se aproxima esa aparente apatía diaria se agita iniciando un tráfico desordenado y clandestino de nombres: todos “quieren ser” y todos “saben quién va a ser”. Conspiraciones aletargadas donde se juegan nombres, hombres y destinos a una ruleta cargada donde el número puesto se sabe antes de comenzar a rodarla.

Sin embargo, el avatar es esquivo y de pronto, cuando todos han armado en el imaginario colectivo “la fórmula” y dicen “saber los nombres”, irrumpe en ese escenario como la Odette del hechizo que durante el día se transforma en cisne y tiene el poder de transitar dejando una estela cristalina, una muchacha que transita esa espesura de agobiadas existencias dejando en cada contacto algo más que su mercancía y es el perfume de la candidez del alma.

Para el pueblo es simplemente “La Chochi”, hiladora incansable de jornadas trabajadas con ilusiones amasadas que transforma en el pan con que los viandantes acompañan los mates que consumen mientras desgranan vivencias propias, cálculos electorales y vidas ajenas.

En su vida silente, “La Chochi” prepara su pan para cada día y armoniza ingredientes para las comidas que venderá en los días festivos, únicos ingresos con que sobrelleva las necesidades de su familia, obteniendo un dinero que es tan blanco como esa harina que transforma en bollos.

Ahora, la foto de Claudia Ibáñez se distribuye por el pueblo de Vaqueros acompañando a la del intendente Daniel Moreno, porque está propuesta como pre candidata a concejal. Es una oportunidad para “La Chochi” de demostrar que esa sensibilidad que diario han visto y conocen todos se puede transformar en hechos para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Es la oportunidad también para los vaquereños de tener como representante a una persona que conoce cada realidad, que va precedida de su honestidad y que tiene sus manos tan limpias, tan blancas, como la harina con que a diario ha ido sosteniendo su vida. Es “La Chochi”, simplemente.

Fuente: www.vocescríticas.com

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: