Salta

17 de Octubre de 1945: El día que cambió la historia de los argentinos

Era la gente común, la clase media y baja que se movilizaron para defender un modelo de vida encarnado en la persona de un hombre

EL DIARIO DE SALTA.- No hay nada en la historia argentina que se parezca al 17 de Octubre de 1945. No importa desde qué ángulo quiera escribirse, la conclusión será siempre la misma: aquella fue la primera revolución popular, nacional y social desde 1810. Quizás pudiera verse en el levantamiento de Martín de Álzaga del 1 de enero de 1809, cuando intentó destituir al virrey del Río de la Plata, Santiago de Liniers, algo parecido, pero ni siquiera, porque no tuvo las consecuencias que motivó el movimiento de 1945.

Hay que centrarse en el hecho mismo, en su sociología, sus motivos y circunstancias para comprender despojados de todo apasionamiento qué significó aquella movilización de masas. No hubo allí sectores políticos, no había pancartas partidarias, tampoco credos ni clases sociales.

Las crónicas nos revelan al peón rural, a la costurera, al obrero de la fábrica, al empleado administrativo, el niño, el joven, los ancianos, hombres y mujeres, todos mezclados y sin distinción de ninguna índole. Era el “Pueblo argentino”.

Para algunos fue “el aluvión zoológico” que avanzó sobre la Capital para “mojarse las patas en las fuentes de la Plaza de Mayo”, para quienes tratamos de ver la historia desde el modelo social fue una bisagra para los tiempos. No se trata aquí de adjetivar al Movimiento sino de estudiarlo en su síntesis y estructura.

Era la gente común, la clase media y baja que se movilizaron para defender un modelo de vida encarnado en la persona de un hombre, un militar –cosa paradójica- que les había devuelto la dignidad y les había otorgado una calidad de vida que ningún gobierno antes había procurado.

Porque Hipólito Yrigoyen había producido la primera revolución social con sus medidas, Juan B Justo, cirujano, precursor de las ideas de izquierda en Argentina y fundador del Partido Socialista, había aportado lo suyo, lo mismo que Alfredo Palacios, pero sus ideas no habían ocupado un lugar en el sistema social argentino.

Perón supo unir todo ese capítulo de ideas reformistas y cristalizarlo con la Doctrina Social de la Iglesia y puso a marchar el primer sistema de equidad e inclusión que la política argentina puede reconocer.

Será materia de discusión los hombres y los métodos, por qué a más de siete décadas el país continúa sumergido en una profunda depresión social, con la inequidad como política de Estado. Se discutirá si la presencia fundamental de Eva Perón fue sólo un andamiaje para “entretener a la chusma” o realmente constituyó el alma de aquella revolución social que fue el peronismo.

Todo se puede discutir, incluso el abandono por parte de los dirigentes actuales que se dicen peronistas pero vendieron la doctrina, destruyeron la mística y pisotearon las banderas del peronismo para lucrar en beneficio personal y de grupos allegados con el dinero público.

Todo se podrá discutir, menos que desde aquel 17 de Octubre de 1945, la política y la Argentina, jamás volvieron a ser lo mismo.-

Por: Ernesto Bisceglia

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: