ActualidadPolíticaSalta

Municipios temen no poder pagar los salarios al ritmo de la inflación

La menor recaudación y la coparticipación son los principales obstáculos que enfrentan.En algunas comunas, los intendentes electos siguen sin poder iniciar la transición.

Cómo enfrentar cada mes el pago de los sueldos con una actualización automática al ritmo de la inflación fue una enorme preocupación para los intendentes salteños cuando este año el Gobierno provincial y los docentes cerraron la paritaria con esa modalidad.

En la Secretaría de Asuntos Municipales los teléfonos no pararon de sonar durante varios días, hasta que los equipos económicos de la administración Urtubey, al mando del por entonces ministro de Economía Emiliano Estrada, diagramaron la ingeniería necesaria para completar el año cumpliendo con lo pactado.

Pero la herencia que recibe el nuevo Gobierno y, principalmente, muchos de los intendentes que asumirán el próximo 10 de diciembre, es una preocupación.

Temen no poder cumplir con ese régimen de actualización salarial en caso de que el nuevo Gobierno tomara la decisión de continuarlo. La situación se torna más preocupante en caso de que el presidente electo, Alberto Fernández, avance con la decisión de aumentar un 20 por ciento los sueldos de jubilados y trabajadores (estos últimos corren por cuenta de quien los emplea) desde diciembre.

Consultados por El Tribuno, varios jefes comunales plantearon escenarios inciertos a la hora de pagar sueldos que se ajusten mes a mes según el índice de precios oficial. Por un lado porque se espera que el año que viene la inflación siga con un comportamiento impredecible y, por otro lado, porque también se espera una caída en la recaudación. En este contexto, la necesidad de ajustar la forma de liquidar la coparticipación se vuelve fundamental.

Esteban Ivetich, que pudo retener la intendencia de Chicoana en las últimas elecciones, expresó a este diario que durante este ejercicio el municipio pudo pagar los sueldos acorde a la inflación; sin embargo, la situación es tan compleja que no asegura que el año entrante pueda seguir con ese ritmo de actualización salarial.

«La discusión de los sueldos siempre es local, no pasa lo mismo en Chicoana que en otro municipio o en la provincia», explicó, y agregó que «generalmente siempre nuestros arreglos quedan compensados con la inflación».

Ivetich remarcó que «tenemos un convenio vigente este año del 38,5%», y que «en diciembre le sumamos un 5% y vamos a llegar al 43%, y en enero vamos a subir un poco más, pero falta discutir cuál será el porcentaje. Todavía no le pusimos un número porque estamos esperando que termine el año».

El gasto de personal que tiene el municipio es elevado, al igual que el resto de las intendencias. El pago de salarios alcanza un 65% del presupuesto de la comuna.

«El problema está en que con la quita del IVA a los alimentos básicos tuvimos un recorte de entre un 5 y 10 por ciento en la coparticipación, porque esos son impuestos que se coparticipaban, ahí se nos va achicando la brecha, yo no sé hasta donde va a seguir esto, eso implica una disminución concreta de los ingresos del municipio por coparticipación», dijo.

Por otra parte, el intendente de Chicoana anticipó que «hay que ver qué dice el presidente electo Alberto Fernández sobre este ítem, que es un monto importante».

Si la situación es que la coparticipación sigue decayendo, seguramente la intendencia tendrá que renegociar los acuerdos salariales y ver cuál es la capacidad real de cubrir esos aumentos.

«Si seguimos en este rumbo no hay dudas de que se va a complicar la situación, porque no tenemos certezas de nada, va a ser un año complicado. Por eso tenemos que ser cautelosos», finalizó Ivetich..

La coparticipación es clave

El intendente de Vaqueros, Daniel Moreno, coincidió con su par de Chicoana en lo importante que resulta para los municipios el monto que reciben por coparticipación.

Entrevistado por El Tribuno, Moreno recordó que «el porcentaje de coparticipación de Nación para las provincias es el 5%, y el porcentaje de Provincia a los municipios depende de la densidad de población de cada uno», y que eso «es algo que se tendría que revisar porque la densidad subió en todos los municipios y, sobre todo, en el Área Metropolitana».

«En Vaqueros hace 10 años teníamos la mitad de los habitantes que tenemos en la actualidad, que son 12 mil personas», indicó, y lamentó que, no obstante, «seguimos recibiendo el mismo porcentaje de coparticipación que antes».

Moreno advirtió que «es difícil pagar aumentos de sueldo si Nación no ayuda a la Provincia y Provincia, por su parte, no ayuda a los municipios; se puede complicar». Reconoció además que en los últimos tiempos, «si yo no hubiera trabajado con la Provincia no podría haber hecho nada, porque de Nación no recibimos nada».

No obstante, el jefe comunal se describió como «optimista» de cara al futuro, y consideró además: «Creo que a la Argentina hay que sacarla adelante con trabajo. Nosotros crecimos siempre a través de la agricultura y la ganadería, y creo que tenemos que seguir por ese camino».

Además, resaltó que «también se debe desarrollar tecnología, que es lo que se está haciendo en todo el mundo, ya que los polos tecnológicos son los que mayor porcentaje de puestos de trabajo están generando”.
Destacó también la importancia del turismo, que es “la única industria que trabajó bien en los últimos cuatro años”.
Para Moreno la actualización automática al ritmo de la inflación “sería lo ideal”, pero siempre que se cuente con el apoyo y respaldo tanto de Provincia como de Nación.
“Yo pienso que actualizar el sueldo con la inflación es lo que corresponde”, insistió Moreno, aunque aclaró que el problema pasa otro lado: “¿Qué pasa si nosotros actualizamos y después no nos cumplen (Nación y Provincia), qué hacemos?”.
“Yo siempre traté de ser un buen administrador -continuó Moreno- nunca tuvimos problemas con el pago de los sueldos, porque tratamos de que la administración sea prolija”. Pero advirtió que “el problema es si nosotros subimos los sueldos como dice el Presidente electo y después Nación no nos ayuda”. No obstante, afirmó que el Gobierno de la Provincia siempre los acompañó.
El 20 por ciento de aumento para trabajadores, jubilados y beneficiarios de planes sociales que el próximo Gobierno nacional baraja para arrancar su gestión activando la economía es una medida acertada para el intendente de Vaqueros: “No me parece mal que suban un 20 por ciento los salarios, porque si a la gente humilde se le paga más se motoriza la economía, porque esa gente sale a gastar y se genera una cadena que permite ver una circulación de dinero desde abajo hacia arriba”.
Pero insistió en que “el tema después es que la Nación nos ayude a hacer frente a este aumento”.
Finalmente, resaltó que “siempre firmé las paritarias con el mismo porcentaje de Provincia, porque creo que el trabajador se lo merece y, si la Provincia lo firma es porque le va a cumplir a los municipios”.

Ingresos en caída

El secretario de Asuntos Municipales de la Provincia, Miguel Calabró, afirmó que “año tras año, sobre todo en los últimos tres, los municipios vienen teniendo una disminución en sus ingresos, por lo que tiene que ver con la coparticipación nacional y provincial, fruto de la caída del consumo, merma de las recaudaciones nacionales y provinciales”.
Calabró indicó que normalmente “el comportamiento de la coparticipación en el primer semestre de cada año viene equilibrada y sube levemente en el segundo”, pero “este año no sucedió, sino que viene cayendo”.
“Por otro lado, hay que tener en cuenta los egresos, que tienen que ver con la masa salarial, con las paritarias que arreglaron alrededor del 40 por ciento casi todos, más la producción de los servicios, fundamentalmente cemento y gasoil, que es lo que más usan los municipios”, explicó, y agregó que “todo esto hace que estén en una situación delicada, porque disminuyen los ingresos y aumentan los costos, por lo que no están en la mejor de las situaciones”.
Incluso Calabró advirtió que “hay tres o cuatro municipios que están en estado crítico, porque no logran cubrir sus costos sin ayuda extra de la Provincia”, aunque evitó especificar cuáles son.
El secretario de Asuntos Municipales aseguró que “el resto de los municipios están equilibrados y no tienen deuda ni deuda corriente ni con proveedores puntuales”, pero que necesitan ayuda para cubrir los gastos corrientes.
Detalló que los municipios “llevan bien la ejecución de las obras descentralizadas, es decir el avance físico con el financiero”, y explicó que esos trabajos son “subsidiados y sustentados por la Provincia”.
“Cuando (el presidente Mauricio) Macri sacó el decreto quitando la coparticipación de la soja y anunció que no habría coparticipación, la Provincia empezó a cubrir esos fondos, pero no es bueno el panorama si no hay reactivación”, cerró.

 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: