ActualidadCORONAVIRUSPolicialesPolíticaSalta

Drama en zona sur: conexiones clandestinas de agua e inseguridad

Vecinos de los barrios cercanos a las tierras tomadas en San Calixto están molestos y con miedo. Hoy a las 10 harán una caravana y cacerolazo en la plaza de San Remo.

Vecinos de barrios cercanos al asentamiento ilegal que se formó al lado del barrio San Calixto, en la zona sur, se reunieron ayer y manifestaron su malestar e indignación por la conexión clandestina de agua que hicieron los usurpadores el sábado pasado, dejando a cientos de personas sin suministro, ya que rompieron un caño maestro que abastece a las barriadas de la zona.

El atentado ocurrió en barrio Scalabrini Ortiz, en la intersección de Eustaquio Méndez y Mar de Japón, el sábado cerca del mediodía. Como consecuencia esa barriada y otras más se quedaron sin presión de agua. Hay varias denuncias por el hecho. Además sostienen que deben convivir con la inseguridad, por lo que se sienten desprotegidos.

Hoy, desde las 10 habrá una caravana, bocinazos y cacerolazo en la plaza de San Remo. «Exigimos respuestas de las autoridades. Sumate a defender tus derechos vecino de zona sur», dice la invitación que viralizaron los residentes de la zona en las redes sociales.

Un referente vecinal, quien no quiso brindar su identidad por temor a represalias, explicó a El Tribuno que a causa de lo ocurrido el sábado «hay vecinos a los que se les ha roto el lavarropa, la ducha eléctrica y artefactos que funcionan con presión del agua. Lógicamente nos quejamos con la Policía y se le hizo la consulta al fiscal Córdoba, pero lamentablemente hace oído sordo y así cada vez que vamos a hacer una denuncia. Nunca se expide en forma inmediata».

Añadió que en la comisaría de San Remo y en la base operativa Scalabrini cuando los vecinos van a radicar denuncias son maltratados. Los efectivos le dicen que para que siguen denunciando si ya hay «muchísimos casos».

Personal de Aguas del Norte concurrió al lugar tras la rotura del caño. «No pudieron hacer mucho y fueron agredidos. Hubo una denuncia», sostuvo el referente vecinal al tiempo que agregó que los vecinos sienten temor.

«Nosotros no queremos tener inconvenientes con las personas que están asentadas por respeto a nuestras propias vidas. Realmente la estamos pasando bastante mal», expresó.

Según el referente, los vecinos de las barriadas colindantes buscan defender los servicios básicos como el agua y la luz con los que cuentan. «Los asentados se intentaban colgar de los servicios esenciales. Si se quedan o se van no es un tema de nosotros, eso no nos compete. Ya demasiado hicimos en radicar las denuncias. La Justicia debe decidir. Nosotros no queremos enfrentamientos. No somos sus enemigos», finalizó.

Otro vecino que reside sobre la calle Mar Caspio del barrio Scalabrini Ortiz manifestó que se siente perjudicado por la gente del asentamiento, ya que hay falta de presión de agua en las cañerías. «Ya obstruyeron la circulación en la rotonda de Limache exigiendo terrenos que no les corresponden. Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada», dijo.

Ola de robos

Una vecina del barrio San Remo contó que a causa de la rotura del caño maestro no logra recargar su tanque ya que no hay presión, por lo que se quedó sin agua. «En este barrio la mayoría somos adultos mayores y además del agua otro problema es la inseguridad. Hace un mes comenzó una ola grande de robos», dijo la mujer.

«Saltan las tapias y se llevan bicicletas, macetas, la ropa de la soga, televisores, electrodomésticos. También le sacan las baterías a los vehículos. En la calle Artico y Egeo los delincuentes saltaron la tapia y desvalijaron la cocina de una señora de 70 años, mientras ella se estaba bañando. Por suerte se dio cuenta y llamó a otra vecina y entre varias lograron capturar a los asaltantes cuando estaban saliendo por el jardín con las cosas. Así vivimos los vecinos de San Remo», relató de forma cruda.

Los vecinos de San Remo crearon un grupo de WhatsApp para cuidarse entre ellos. «De la paz que teníamos hace unos años no quedó nada», culminó.

Un canal que se convirtió en baño

Desde otro barrio cercano, Exfinca Valdivia, una vecina manifestó que sobre la calle Capitanes de Güemes existe un canal cuyas orillas están tomadas. «En la zona están los cables gruesos de la luz y de ahí se colgaron del servicio. Además al canal lo usan como su baño. Cavaron una zanja en la orilla y le pusieron una canaleta que cae al conducto. Hay agua verde, basura, botellas y nadie se encarga de limpiar», aseguró.

Contó que ella y sus vecinos también sufrieron baja presión de agua durante el fin de semana pasado y que además conviven con la inseguridad.

«Los asentados comenzaron instalando sus carpitas, pero las fueron ampliando y ahora hay gente que ya tiene gazebos grandes, alambrado y hasta número de lote. Nos cansamos de escuchar disparos cada vez que hay conflictos con la Policía. Los asentados, que son cientos, están armados con machetes», aseguró.

Hizo hincapié en que pese a reuniones con autoridades policiales, en agosto pasado, con la promesa de mayor vigilancia, no hubo mejoras sino todo lo contrario ya que la carpa fija policial que estaba sobre la ruta a San Agustín fue levantada hace unas semanas.

«Ahora los asentados lograron ingresar lavarropas, televisores, tarimas, postes de alumbrado. Lo más preocupante es que no usan barbijo y nadie controla las medidas de prevención del coronavirus», recalcó.

Los residentes de Exfinca Valdivia sostienen que se quedaron sin los espacios que tenían para recreación. «Había una placita en forma de triángulo donde habíamos plantado árboles y ahora está abandonada porque no podemos ir ahí. Intentaron tomarla varias veces», finalizaron.

La denuncia de la empresa de agua

Desde Aguas del Norte hicieron una denuncia penal por la rotura del caño maestro en la comisaría de San Remo. El sector corresponde al fiscal penal 6, Horacio Córdoba Mazuranic.
En la denuncia presentada en la comisaría 15 de San Remo, los representantes legales de la empresa estatal dejaron constancia del “intento de conexión clandestina realizado por los usurpadores del asentamiento San Calixto, los mismos rompieron y dañaron el sistema de agua potable, afectando a los usuarios de Aguas del Norte de toda la zona, lo que genera baja presión en el servicio y el enojo de los usuarios”.
Vecinos de Scalabrini Ortiz, enojados por lo ocurrido, también radicaron una denuncia penal.

Mostrar Más

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: