Desde sus primeros pasos, Messi ha acumulado no solo récords y títulos, sino también una serie de anécdotas que ilustran aspectos únicos de su personalidad “de barrio”.

A través de encuentros inesperados, gestos generosos y momentos divertidos, el legado de Messi trasciende el terreno de juego y deja una huella imborrable en la memoria de quienes lo conocen. Una de estas historias revela el encuentro entre Messi y Marcus Thuram, que ofrece una visión conmovedora del carácter del astro argentino y las impresiones que deja en quienes lo rodean.

CUANDO EL KUN AGÜERO NO LO CONOCÍA NI LO RECONOCÍA