El Banco Central de la República Argentina ha anunciado una nueva reducción en su tasa de referencia, pasando del 70% al 60% anual. Esta decisión, enmarcada en una visión optimista de las expectativas económicas del país, marca el cuarto recorte desde que Javier Milei asumió el cargo gubernamental. Este ajuste, el segundo en lo que va de abril, busca dinamizar la economía y afectará diversos aspectos financieros, incluyendo los plazos fijos, principal canal de ahorro para los inversores minoristas.

Es importante comprender que la tasa de política monetaria del Banco Central influye directamente en los rendimientos ofrecidos por los bancos en sus productos financieros, como los plazos fijos. Esta tasa, que se sitúa ahora en un 60% nominal anual, implica una tasa efectiva anual del 81,2% con el interés compuesto. La reducción de esta tasa se traduce en ajustes en los rendimientos ofrecidos en los plazos fijos, así como en préstamos y otros productos financieros.

Un punto relevante es la desregulación de las tasas mínimas de interés, implementada por el Banco Central el pasado 12 de marzo, que eliminó la tasa mínima de plazo fijo. Esto significa que los bancos tienen libertad para establecer los rendimientos que consideren adecuados, lo que potencialmente generará una mayor competencia entre las entidades financieras.

Según datos recientes, la tasa promedio de plazos fijos en los bancos se encontraba en torno al 60% nominal anual para clientes minoristas, lo que equivale a una tasa efectiva anual del 79% al reinvertir capital e intereses mes a mes. Esta cifra refleja el impacto directo de las decisiones del Banco Central en los productos financieros disponibles para los ahorristas.