En medio del partido entre Vélez y Argentinos Juniors se dio una situación muy llamativa que tiene como principal protagonista a Tomás Marchiori, el arquero del conjunto de Liniers que tomó una fuerte decisión de cara a la tanda de los penales. A la vieja usanza, el número uno del equipo velezano hizo algo que llamó la atención y que le dio resultados al equipo para clasificar a la final de la Copa de la Liga.

En la definición por penales, Marchiori mostró un arma que no había hecho hasta el momento. La televisión, a través de una cámara exclusiva, mostró como el arquero había estudiado a todos los rivales del equipo. En una lista hecha con papel y birome el arquero había anotado cada uno de los lugares donde los jugadores del «Bicho» podrían pegarle en los penales.